viernes, 20 de febrero de 2009

VHS

 Para describir el sulfuro no me haría falta probar tu sangre azulenca,

El suicidio sabría a estío y gelatina.

Tu aliento áureo consuelo,

Veneno,

El caos de hierro y plata decapitaría tu corazoncito humectado.

Entonces vendrías a mí llorando color Príapo.

Y caerías,

como un pedazo de carne roja en mis brazos.

Y sonarías

Derretido, como plastilina férvida de mí.

 

Y reclamarías mi alma para comprar un revólver

Y en mi boca aguada te ensordecerías.

Conseguirías mi pecho, mi vientre, mi bilis

Y te hundirías en ácido placer,

En sulfuro de hidrógeno.

En sulfuro de mujer.

-Tinieblas de piel-.

 


No hay comentarios:

Publicar un comentario