domingo, 18 de julio de 2010

IVAN (Sonic Youth)



You'd like to think
That you're immune to the stuff, oh yeah
It's closer to the truth to say you can't get enough
Gonna have to face it, you're addicted to love


S.Y




Es una sombría canción de mi banda favorita. El mar torcido de mi mente.
Y también es un monstruo multiforme. El tipo que amo.

Ivan es un desastre como yo, un espejismo de mi neurosis, aunque se ve impecable, rítmico, hermético, fatuo. Es que él no es sólo mi espectro perfecto, es el fondo del vacío, es arte Mefisto, un animal sangrando, un trastorno anancástico, es un sonido con frecuencia grave, un compuesto de ondas senoidal, es uno de mis rizomas, y es mi sonido preferido.

Ivan es así de experimental como suena, tipo borderline, un buen pedazo de asonancia curvilínea, un trozo de espacio aullante, una máquina asincrónica, y aunque goce de su violencia, me desarma su estructura cancerígena. Su manera de plagarme.

Ese fragor es conmovedor.
Sólo Ivan , en sonido y en acción hace del salvajismo un acto de desnudez. De la luz, un deseo sexual. Del amor, un sistema inmunológico.
Hace de mí, la trasfiguración de su muerte.

Hablo de la bestialidad de su talento, su poder para armar mi materia, su capacidad de olfatearme hasta el desgarre, su ardid sensual de acribillarme, todo él suena como el placer, pero yo sólo escucho su revés, su desorden, su lamento fálico. Sólo escucho amor.

Si esta noche he de creer en algo, será en la ruptura. Y cuando hablo de ruptura me refiero al hecho insondable de explotar.

Su esperma cloro. Mi alma clara.

No hay comentarios:

Publicar un comentario