miércoles, 12 de diciembre de 2012

H-D-P



Te llevo entre mi pus, conchadetumadre. 
Por si algún día tu alma se ahoga en su propia locura
Por si recuerdas el almíbar mortal de mi ano
La sal en mi austeridad.

Te llevo en la furia de mi sexo,
Por si la belleza se agrieta con mi luz
Por si tu pene da pena en las tinieblas
Por si el sol, te eyacula dolor.

Te llevo en cada uno de mis mares
Por si ahogo tu mente con una mamada
Por si se agota tu llanto de pecados
Cuando suplicas perdón en la ducha
Por si mientes hijo de puta.

Te llevo en el cementerio de mi piel
Entre mi psoriasis y los dedos de mis pies
En los escombros de un poema desalmado
Te llevo en el humus, en la porno,
Y sobre todo
 en las suelas de mis zapatos.

2 comentarios:

  1. Una explosión de emotiva sensualidad, un desbordamiento de emociones afiladas en una serie de imágenes intensas que te hacen cerrar los ojos y parapetarte en tu espejo de espectador. Inmenso poema, de los que vale la pena leer por que te cambian el día y sobre todo la noche.

    ResponderEliminar
  2. Magnífica oda a los conchesumadres que sobran en la puta vida.

    ResponderEliminar